IDEARIO

 

1. Características de nuestra academia

La academia López Infante fue fundada en Logroño en el año 1967 por Aurora Infante. Desde entonces, este centro, pionero en La Rioja, no ha dejado de ser un referente de la danza, tanto a nivel autonómico como estatal.

En su centro se han formado un alto número de bailarines de forma profesional, desarrollando sus carreras tanto en el plano artístico como en el pedagógico.

 

2. Ubicación de la academia e instalaciones

La academia está situada actualmente en la calle Villamediana 33 de Logroño (La Rioja). Sus instalaciones –especialmente diseñadas y concebidas para la práctica de la danza - no han dejado de evolucionar durante estos años.

Sus casi 500 m2. constan de 4 estudios multidisciplinares, zona de acceso y espera con monitores de vídeo de seguimiento, vestuarios, oficinas, mini teatro convertible...

 

3. Objetivos de nuestra formación

Nuestros objetivos giran en torno a 3 ejes fundamentales:

 

3.1. Como actividad extraescolar de alta calidad.

Objetivos: La danza y las artes escénicas como actividades que favorecen el desarrollo físico e intelectual.

Destinatarios: niños y jóvenes desde los 3 hasta los 16 años.

 

3.2. Como enseñanza integral en artes escénicas.

Objetivos: Conjugar los estudios de formación académica de nuestros alumnos con su preparación de cara a un posible desarrollo profesional de la actividad escénica.

Destinatarios: niños y jóvenes desde los 8 hasta los 18 años.

 

3.3. Como actividad de ocio: danza para adultos

Objetivos: La práctica de la danza en cualquiera de sus expresiones como una actividad de desarrollo motriz asociada al ocio y a la salud.

Destinatarios: adultos a partir 16 años.

 

4. Nuestra línea educativa

 

4.1. Atención individualizada

Creemos necesario para toda buena educación artística mantener un seguimiento personal y una estrecha relación entre profesores, alumnos y padres, a fin de conseguir una relación y aprendizaje más dinámicos y efectivos.

 

4.2. Libertad y responsabilidad

Los alumnos necesitan sentirse libres para desarrollar su espontaneidad y creatividad, satisfacer su curiosidad natural y poder expresar sus ideas y sentimientos a través del movimiento y las artes escénicas. Esta libertad la entendemos de forma responsable, es decir respetando todo su entorno, tanto físico como social, y sintiéndose a la vez respetado, a través de unas normas básicas de convivencia. En este sentido, la dirección de la academia establece un número de normas que, sin entorpecer la libertad de decisión de los alumnos y profesores, hacen posible el normal desarrollo de las tareas de aprendizaje en sus distintos aspectos. Para que los alumnos comprendan y hagan suyas estas normas de convivencia, fomentamos la información y se les anima a participar y expresar sus opiniones, puntos de vista y autocrítica. Para incidir en el principio de autodesarrollo, además de las clases y cursos monográficos, pretendemos ofrecer al alumnado una serie de actividades que tengan que ver con la escenificación de propuestas personales,(actuaciones en nuestro teatro, concursos coreográficos, debates, etc.), donde los alumnos llevan la iniciativa.

 

4.3. El espíritu de la academia.

A través de nuestra formación queremos que los alumnos vivan en un clima afectivo, sencillo y natural, encauzando su propia personalidad artística mediante su fuerza de voluntad y reflexión; que los niños que vengan aquí vivan en un ambiente artístico y lo hagan suyo, que consideren la academia como algo de todos, con una tarea común; que se sientan solidarios unos con otros, que se respeten y estimen, que se conozcan y sean capaces de darse a los demás;  que valoren el afán de observar, aprender y crear; que sean críticos, pero que reflexionen y dialoguen, que practiquen la tolerancia, sintiéndose libres en su pensar, opinar y actuar.

 

En resumen: que se desarrollen tanto artística como personalmente y se sientan felices, a través de los siguientes valores:

  • Amor a la actividad artística
  • Respeto mutuo, tolerancia y educación no-sexista.
  • Solidaridad y compañerismo.
  • Diálogo, razonamiento y espíritu crítico-constructivo.
  • El resultado a través del esfuerzo.
  • Responsabilidad ante el trabajo y afán de superación.
  • Buena convivencia y trato educado.

OBJETIVOS


  • Que los alumnos se sientan a gusto con el trato y la personalidad de los profesores.
  • Que la actitud del profesorado sea siempre positiva y estimulante, y demuestren interés personal por cada uno de los alumnos.
  • Que disfruten enseñando, contagiando de ésta manera las ganas de bailar al alumno.
  • Que el ritmo de la enseñanza sea el óptimo para cada nivel y se hagan las correcciones oportunas hasta que los alumnos den señales de progreso.
  • Que la música ayude a dinamizar, estimular y mejorar las clases.
  • Que los alumnos se sientan cómodos en el nivel de la clase y con sus compañeros.